viernes, abril 20, 2007

Umpi, una parejita moderna y yo.

Mi metro ochenta y algo suele molestar a los de atrás, por eso me acomodé sobre una columna. Soy demasiado conciente de lo que sucede a mí alrededor en esos lugares, y no quería molestar a nadie. Me había despertado de una siesta hacía poco tiempo, así que estaba en otra dimensión, como siempre que me levanto de una siesta. Las siestas pueden ser nefastas para mi humor.

Subió al escenario flaco y romántico, en un espacio lleno de arañas y telas blancas que caían desde algún lugar más arriba. Sólo él y un guitarrista. Y aunque estabamos todos ahí por él, con esa actitud de permiso, de 'disculpen por molestar'. Delante de mí se acomodó una parejita. Uno tenía esas remeras tipo marineras, de rallas horizontales blancas y rojas, anteojos de marco negro y pantalones negros opacos. Debajo de la remera, el cinturón de tachas que se repite como el ajo en todos los modelos actuales (si, yo tengo uno, comprado hace poco, para peor). El otro no recuerdo como vestía, pero el corte era desprolijo en su propia lógica. No tenían más de 22, calculo, pero soy realmente malo para calcular edades.

Umpi sostenía el escenario. Miraba a todos quizá sin ver a nadie, y su voz sonaba cercana y vibrante. Lo seguía e intentaba quedarme con cada gesto, pero a la vez podía ver delante de mí los gestos de la parejita. Como si fueran los protagonistas de un video en vivo, se acariciaban y compartían sonrisas de anécdotas cuando comenzaba un nuevo tema.

En un momento Umpi cuenta sobre el programa de radio que escuchaba en Tacuarembó y cómo su madre cocinaba cuando él llamaba para pedir un tema. El chico de anteojos miraba el escenario entusiasmado, y el otro lo observaba disfrutar, como si el show hubiese sido un regalo de él, y seguramente lo era. Umpi destrozaba una lechuga con una cuchilla, descargando frustraciones y broncas y podías sentir el filo maldito atravesando tus recuerdos. El de anteojos parecía temblar con cada golpe. El otro lo abrazo, juntaron sus cuerpos aún más, como protegiéndolo. Umpi reventó y revoleó la lechuga por todo el espacio. Los pedazos caían como lluvia ácida. Fue una liberación. Nadie debería comer nunca una ensalada que ha sido preparada con tanta frustración. O cocinas con amor, o pedís Delivery.

Me fui con la misma sensación que cuando lo escucho. Hay ternura, hay inocencia y poco miedo a ensuciarse. La esperanza que éste mundo tiene un solo fondo, pero yo decido la forma que debe tener. Me quedo con la forma de Umpi.

'que brillen las estrellas
que nada te preocupe
que no esperes nada
que vos des el primer paso
que solamente lo hagas
que no pienses en nada más que en eso
que no pienses en nada,
que no pienses en nadie
ni en vos misma
que ya no tengas miedo a nada
que arrases con todo'

Viñeta Poema California...Dani Umpi

10 Comments:

Blogger bajo.* said...

tengo q darle mas bola a dani umpi
tengo unos temas abandonados.... nada mas

me suena a algo q haría leo garcia
^^


exitos
^^


b.*

6:38 p. m.

 
Blogger Max said...

me gusto la historia, ese es el Juaninacio que escribe...
=P

beso

8:54 p. m.

 
Blogger Thiago said...

Yo no gusto de sus canciones, realmente es algo pasatista, ojo, soy yo. Pero escribe, me encanta, sus 3 libros leído e ironías, le terminé regalando a mi ex SOLO TE QUIERO COMO AMIGO. Cosas del destino pero nos encontramos tanto en ese libro...

8:19 p. m.

 
Anonymous peke said...

como le va?
gracias por darse una vuelta....
espero mi link por aca...

me parece barbaro que se de a conocer (por la foto de post anteriores).....

si le parece, nos maileamos...
abrazo!!

11:42 p. m.

 
Blogger FAUSTO said...

quiero ver a umpi en vivo... lo descubrí por blogs y justo hoy me ha tocado leer como tres posts sobre el (estoy acutalizandome y regresando commments)...

un amigo quiere traerlo a mexico... ojala se cumpla... es muy bueno...


por cierto gracias por tu visita, mira que me encanta tu blog y es un gusto que vayas a la ciudad de la indignidad

2:41 a. m.

 
Anonymous Julio said...

hey pensar que yo fui
yo sería uno de esos que te odiaría por tu 1,80.pero no sería más que por mi 1,65.

Maldita naturaleza
¬¬

9:49 p. m.

 
Blogger Thiago said...

Y agrego que Umpi se olvidará dificilmente de mi, por querer hacer que mi ex le hablara casi le dije a Coiffeur que llegaba tarde a su propi concierto. Para mi era un nn.

10:31 p. m.

 
Blogger Juan Ignacio said...

Al final mucho Umpi en tu vida. Tenés que darle una segunda oportunidad a sus temas. Además, algunas veces viene bien algo pasatista.

10:46 p. m.

 
Blogger demian said...

la verdad que nunca escuche al tal umpi.

y si, esta bueno a veces mirar parejitas aunque suene medio metido,
pero es verdad que parece que fueran, como vos decis "protagonistas d una pelicula".

saludos!
gracias por la visita
y las felicitaciones :$

7:44 a. m.

 
Blogger Christian said...

Que buen post!

Escuché a Dani Umpi pero no llegué a detenerme en sus letras, quedó siempre como música de fondo... me gustó el fragmento que elegiste...

1:10 a. m.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home