lunes, agosto 13, 2007

Soledad

-El sentido de las cosas. Yo lo encuentro en la belleza. Siempre, desde chico. Mirar y entenderlo. El sentido está lejos del habla creo. Me acuerdo que siempre me sentaba en la puerta de la casa de mi abuela. Antes tenían esa especie de patio externo. La vereda era diferente, antes. Se extendía más. Y a la hora de las siesta, me sentaba a esperar no sé qué. Siempre. Y en un momento, por la calle de tierra que se abría frente a la casa, se empezaba a escuchar el sonido de unas botellas, tintineando. Y era el botellero que comenzaba el recorrido. Y pasaba, y las botellas en la parte trasera del zulki hacían ruido y brillaban con el sol de la siesta dándoles de lleno y yo estaba sólo ahí, sin otro sonido, y mirando esos pequeños brillos sobre la calle desierta. Eso me daba felicidad. No entendía porqué. Y despúes lo entendí. Me fascinaba la imagen, me fascinaba la sensación de que yo era el único que podía apreciar esa belleza. Esa sensación de soledad y felicidad por poder estar sólo. Y ahora tengo eso. Busco la belleza en todo, y busco por donde nadie busca. Mi belleza. Cuando la encuentro, no me siento tan sólo. Y a la vez me siento feliz de poder estarlo. La belleza es mi soledad.

6 Comments:

Blogger Thiago said...

Yo me quedaba y quedo mirando volar a las palomas por mi casa, caer las hojas del árbol en la calle, en la noche cuando nadie pasa... Poder mirar el cielo pasar las nubes desde mi cama. Disfrutar del silencio o ver cambiar la luz.. Todo.

1:07 a. m.

 
Blogger ZekY's said...

A mí me gusta ver el polvillo que flota en los rayos de luz que se filtran a través de las persianas. Mi mundo es la penumbra y los claroscuros. Es la belleza que más disfruto.
Buen blog. Voy a pasar seguido, si no te molesta.

8:56 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Recuerdo las noches de verano en la casa de mis padres, en el medio del campo, cuando desde la soledad que torturaba mi alma, sentía el impulso de subir al techo observando el cielo y las estrellas. Ahí tendido sobre el hormigón caliente sintiendo como las gotas de lluvia nacían en el cielo y morían en mi cuerpo y solo en mi, Esas noches, esas gotas y mi soledad. Inmensa la felicidad que invadía mi corazón.

9:21 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Que lindas cosas que dices... saludos desde otro pais.

Tienes messenger?

Gustavo

2:43 p. m.

 
Anonymous alquimista78 said...

Juan, acabo de leer completamente tus escritos, me he emocionado, me he estremecido y he disfrutado. Agradezco al azar haber encontrado tu blog, porque realmente vale la pena.
Espero que las musas no te abandonen y sigas posteando ya que has ganado un nuevo lector que espera no abandonarte.
Un saludo

1:46 a. m.

 
Blogger bajo.* said...

q bueno q te acuerdes
a mi me pasa q aveces veo cosas que digo... WOW... que increíble que es la vida..... tipo, el otro día iba caminando, y había una bolsa flotando sola, al mejor estilo belleza americana, y fue muy loca la secuencia, como que, la música d mi mp3, la bolsa, el calor del día, lo que había pasado...
y de repente, esos 3 segundos fueron como... felices...

(?)

bueno...
eso


éxitos!
^^

b.*

1:56 a. m.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home